Asesoría fiscal para nuevas empresas

Durante la creación de nuevas empresas, se suele pasar por alto la importancia que posee mantener en orden y al día todo hecho vinculado a la administración fiscal y manejo de pago de impuestos en general. De aquí la relación directa que debe mantenerse entre las finanzas y el contacto directo con un asesor fiscal.

La mayoría de las veces se piensa en cómo disminuir los gastos y pagos de impuestos. Aunque esto sea posible, debe entenderse que todo debe estar estipulado dentro de los márgenes legales. Si este pago no se encuentra ajustado a las leyes tributarias, de seguro serán un gran problema, que presenta consecuencias graves y en su mayoría, muy costosas.

La intención fundamental de un buen asesor fiscal, debe ser, optimizar de la mejor forma las cargas fiscales de alguno de sus clientes. Existen métodos dentro de los marcos legales que hacen posible esta visión, solo hay que ponerlas en práctica y a su vez, ajustarse a lineamientos ya establecidos según el orden tributario.

 

Funciones que debe cumplir un buen asesor fiscal

En primer lugar debe mencionarse la panificación fiscal, esta debe ser oportuna y clara dentro de las normativas tributarias, como acción primordial para la defensa de los intereses de cada uno de los contribuyente. Una planificación concreta, hará que todo hecho o evento fiscal cumpla con los estatutos legales necesarios.

Será de suma importancia que el asesor fiscal maneje conocimientos concretos y específicos sobre el uso de datos fiscales, está cumplirá una función relevante para lograr alcanzar objetivos específicos dentro del marco tributario y las debidas declaraciones de impuestos.

Cada empresa puede presentar problemas diferentes y aislados, que en principio no hayan sido contemplados. Es por ello, que deben crearse planes de acción donde se planteen soluciones concretas a cada uno de esos problemas. Las decisiones que deban tomarse, se basaran en un análisis detallado sobre la actuación tributaria más oportuna que deba realizarse.

Identificar las responsabilidades tributarias es otra función fundamental de un asesor fiscal. Si tomamos en cuenta, todo lo antes mencionado, es necesario enfatizar en la preparación íntegra que debe tener un profesional en esta área, para cumplir a cabalidad y responsablemente cada una de sus funciones.

Recursos administrativos y gestión de impuestos

Aunque inicialmente se ha pensado que este tipo de acciones sólo deben ser desarrolladas en empresas, también existen argumentos que determinan que un particular también debe estar en orden ante sus declaraciones de impuestos y pagos de los mismos.

Un asesor fiscal maneja dentro de los marcos legales una amplia variedad en recursos administrativos necesarios para crear estados de defensa ante un posible problema con fines tributarios. Desde aquí se hace necesario realizar comprobaciones tributarias para luego presentar informes detallados ante la administración tributaria, de ser necesario, también deberá presentarse una gestión de aplazamientos ante la agencia.

Viendo esta situación más detalladamente, una planificación de operaciones más la auditoría fiscal adecuada, será mucho más fácil gestionar los impuestos necesarios con las debidas declaraciones de bienes, evitando este tipo de acciones legales. En Assempsa Consultors https://assempsaibiza.com este tipo de gestiones son realizadas de la mejor manera garantizando la seguridad de los contribuyentes.

Una actividad económica de cualquier índole es controlada dentro del área tributaria, haciendo necesario la declaración y cancelación de impuestos anuales como se estipula en la ley.