Gerocultor, una profesión cada vez más necesaria

tecnico en atencion sociosanitaria

Cuando nos referimos a las diferentes salidas que tiene estudiar un curso en atención sociosanitaria nos encontraremos con la de ser gerocultor o gerocultora. Si lo nombramos así la mayoría de la gente no sabrá a lo que nos referimos, pero  si hablamos de auxiliares de geriatría la cosa cambia.

Estos profesionales son los encargados de la atención diaria de nuestros ancianos y los cuales normalmente desarrollan sus tareas en centros de día, residencias o centros de mayores aunque también se pueden contratar de forma particular.

 

¿Por qué se ha vuelto tan necesaria la labor de un gerocultor?

Esta labor es necesaria principalmente debido a dos factores, el aumento de la esperanza de vida de la sociedad y la extinción de las viviendas en las que vivían varias generacione, te explicamos por qué.

En nuestra sociedad y gracias a los grandes avances que hemos sufrido tanto en medicina como en ámbitos como lo son la alimentación o la higiene la esperanza de vida ha ido aumentando a lo largo de los años.

Dónde antes la mortalidad se situaba en los sesenta años y vivir hasta los ochenta eran casos excepcionales hoy la mayoría de nuestros mayores llega a esa edad y la esperanza de vida a 2019 en Europa se sitúa en los 81 años para ellas y los 78 para ellos.

Lo cual implica que cuanto más mayores nuestras capacidades físicas y cognitivas se ven deterioradas. En este caso necesitaremos más ayudas y más asistencia para cada vez mayor número de personas ya que la población mundial tiende a envejecer.

La segunda razón por la que su labor es tan necesaria se encuentra en la estructura de los hogares familiares. Antiguamente al  convivir varias generaciones juntas en una misma casa entre todos podían hacerse cargo de su anciano. 

Hoy en día la mayoría de los hogares se componen de dos padres o uno y los hijos. los cuales tienen que trabajar todo el día fuera de casa, los niños están en la escuela y tampoco son capaces de cuidar a su anciano (levantarle, asearle o controlarle si tiene problemas de demencia).

Con lo cual estas familias tienen que delegar el cuidado de sus personas mayores a instituciones especializadas. En el mejor de los casos a centros de día y en el caso de que no pudiesen hacerse cargo del anciano o su estado fuese grave a residencias y a hospitales.

Los gerocultores, también conocidos como auxiliares de geriatría,son aquellos profesionales que trabajan en la atención sociosanitaria diaria de los ancianos,  que normalmente desarrollan sus tareas en centros de mayores, en Centros de día o en residencias.

 

¿Cuales son las principales funciones que realiza un gerocultor?

Entre las funciones básicas que encontramos están las de la higiene personal diaria del residente (si este no pudiese ducharle, acompañarle al baño, lavarle los dientes…), la higiene de la habitación en la que se encuentra (hacer las camas, recoger la ropa, llevarla a la lavandería).

Dar de comer a los ancianos que no sean capaces de hacerlo por sí mismos y vigilar que todos se alimentan de la forma adecuada,encargarse de realizar cambios  posturales a aquellas personas que no sean capaces de moverse por sí  solas.

Y comunicar todas las incidencias que se producen en la salud de los residentes y los cambios tanto al resto del personal como a los familiares.

A parte de estas funciones básicas, los gerocultores cumplen además la de colaborar multidisciplinariamente con el resto del equipo para conseguir  así entre todos proporcionarle una mayor autonomía personal al residente.

Y, según nuestro criterio, la más importante es el acompañamiento emocional de nuestras personas mayores, ya que es el técnico en atención sanitaria el que pasará la mayor parte del día con ellos.

Cada vez que desempeñan sus funciones también se encargan de dialogar con los ancianos, cogiendo así día a día más confianza y pasando a desarrollar un afecto mutuo. Con lo cual son la compañía perfecta ya que les dan cariño y empatía, aspecto fundamental para los residentes.

Ya que, aunque la mayoría de estos residentes cuenten con la visita diaria de sus familiares estas visitas se vuelven cortas y la soledad aparece. Soledad que gracias a la compañía de los gerocultores se vuelve mucho más llevadera.